Problemas de comunicación

¿Alguna vez os habéis preguntado por qué Dios no responde a vuestras plegarías? Ni si quiera le aparece el doble check del WhatsApp, y nunca se ha mostrado en línea. Quizá haya una explicación para todo esto.

 

 

Hoy el cómic de Paloma se deja ver vestida a bolígrafo, y desnuda de sus acostumbrados costumes digitales para no perder el gusto por lo tradicional.

Hasta pronto, y recordad.

¡Vivid con arte! Y hartaros a vivir.

 

Anuncios

La vida es sueño

Hay una ligera tendencia a la sobre estimulación. Nos vemos invadidos cada día por miles de estímulos publicitarios que nos incitan constantemente a la acción. ¿Todavía no te has comprado el nuevo Opel?, ¿qué haces, estamos en enero y no has planeado tus vacaciones de verano? Este fin de semana tu agenda se desespera buscando una hora libre. Porque hay que salir, reír, vivir. Si parpadeas demasiado los paisajes mueren bajo tus ojos.

Requiem por la falta de sueño.

Nos estamos acostumbrando a que la felicidad sea la actividad de moda. A la que hay que apuntarse rápido, porque siempre las entradas están pilladas. Vayas donde vayas, alguien lo pensó antes, y las colas interminables nos recuerdan que en nuestra individualidad no estamos solos.

Es por ello, que tomarse un descanso parece pecado. Los sofás de IKEA sólo existen para montarlos, una vez realizada dicha acción, disponte a tirarlos. Las camas son ese trámite entre el ocio y el trabajo. Porque nadie duerme las ocho horas de rigor mortis. Todos nos levantamos a horas intempestivas para seguir un poco más con ese informe que tenía pendiente. La siesta también emigró con el resto de españoles.

Cobramos lo suficiente, para comprarnos unos maquillajes potentes que nos tapen las ojeras, signo inequívoco de felicidad.

¡No perdamos ningún minuto! Que ya sabemos que nunca volverán.

 

Pero hoy Paloma reivindica lo contrario. Hoy se reconcilia con la cama, con su almohada, y con las marcas de baba reseca que adornan su labio. Hoy la letanía de sus ronquidos, es su auténtica nana.

Porque Paloma sabe que de soñar despierto no se vive. Y que negarse el placer de dormir en la vida, también sería desaprovecharla.

 

¡Felicidades Mamá!

Un año más hay  días muy felices de celebrar. Paloma, a pesar de mirar la vida desde la barrera de la ironía, no descuida a los que más quiere, y a los que la han hecho ser la mejor versión de sí misma (pero en constante progreso). Muchas gracias, Madre de Paloma, por ser la mejor madre que se podría tener.